Toldos: Mantenimiento y Limpieza

En Toldos Crisasol somos especialistas en la instalación de toldos y por eso sabemos la importancia que tiene el mantenimiento y el cuidado de los mismos. En este artículo os ofrecemos una serie de consejos para el uso y mantenimiento de sus toldos con el fin de alargar la vida útil del producto.

La limpieza y mantenimiento de su toldo es una actividad importante en la que debes tener en cuenta diversos aspectos. En concreto, existen toldos cuya limpieza puede resultar complicada. Un ejemplo de toldos complicados son los toldos y estructuras en los que la altura en la que han quedado anclados en ventanas o en terrazas puede resultar peligrosa o incluso inaccesible. En estos casos lo ideal es tener la posibilidad de desmontar el mecanismo para su posterior limpieza. Si no podemos desmontarlos, lo mejor es siempre acudir a un especialista.  El ahorrarnos un poco de dinero en la limpieza de los toldos a la larga nos provocará que la vida de estos elementos de protección solar se haga más corta, y en caso de hacerlo por cuenta propia puede darnos más de un susto indeseado.

Uno de los aspectos más importantes a la hora de realizar el mantenimiento de nuestro toldo son los brazos móviles. Las piezas del toldo, que serán de algún tipo de metal, deben limpiarse con un producto que esté especialmente indicado para esta actividad. El tratar de limpiarlo con algún otro limpiador puede provocar el deterioro del metal o el descorche de la pintura que poseen la mayoría de los toldos. Además de esto, debemos ser especialmente cuidadosos con los engranajes, ya que la inactividad de éstos durante el invierno o las inclemencias meteorológicas puede llegar a atascarlos. Para engrasar las bisagras y engranajes lo mejor es utilizar aceite o cera.

La lluvia es uno de los grandes enemigos de nuestros toldos, sobre todo de las lonas. En caso de que lleguemos tarde y el toldo se haya mojado, el mejor consejo es dejarlo desplegado hasta que se seque. Si guardamos un toldo mojado, la humedad lo estropearía llegando a pudrir la tela del toldo.

Las manchas provocadas por la suciedad del ambiente o por la arena y polvo que arrastra el viento deben ser recogidas por una aspiradora antes de que llueva y de que la humedad incruste estas manchas en nuestra tela. Si hemos llegado tarde, la mejor solución es un cepillo de cerdas suaves o una esponja, agua fría y una pequeña cantidad de detergente o jabón neutro. Si a pesar de todo las manchas del toldo resisten, podemos añadir al agua un par de gotas de amoníaco, eso sí, la lejía queda terminantemente prohibida porque dañaría los colores del toldo.

Un último consejo, para conservar la intensidad de los colores de su toldo, añada al agua unas gotas de vinagre a la hora de aclarar el jabón.

By | 2018-08-24T08:41:27+00:00 agosto 24th, 2018|Toldos Brazo Extensible, Toldos para exteriores, Toldos Punto Recto|